Para cuidarte mejor.

por Yani Martin 

 Conversar con la autora de esta version maravillosa de: La Caperucita Roja, me ha dejado con inquietudes, espero cuando se hagan del libro les pase lo mismo. Hoy quisiera compartir mis impresiones con ustedes y dejarles como testimonio algunas de las interrogantes que me asaltaron después de la primera lectura, para que sin dudarlo un momento busquen esta pequeña joya, como le llamo yo.


 

1¿Cómo se te ocurrió la idea de escribir esta historia sobre Caperucita y por qué este personaje?   

 

Hace unos años, en un taller al que asistía, trabajamos con cuentos tradicionales, con la intención de presentarnos a un concurso (que así lo requería) al cual finalmente no me presenté. Caperucita es uno de los cuentos preferidos de mi infancia.

En la mayoría de las versiones, suele priorizarse la figura del lobo. En este caso, tomé un personaje que casi ni figura en las múltiples versiones del cuento, la madre de Caperucita. Mi intención fue mostrar un vínculo particular y retratarlo con humor, corriendo la figura de la madre de un lugar tierno e idealizado: El peligro ya no es el lobo sino una madre a la que todo le parece peligroso.

 

2 Al comenzar la historia, la Madre parece demasiado sobre protectora, pero después cuando el libro termina, tenemos la sensación de que si en el cuento de la caperucita original la madre hubiera tenido mas presencia, hubiera evitado el encuentro entre la niña y el lobo. Entonces, ¿esta bien que seamos padres sobre protectores? ¿O crees que le debemos dar libertad a nuestros hijos? 

 

No fue mi intención dar una respuesta al conflicto que presento. Lo que intento es hacerme preguntas, compartir inquietudes con humor, porque me parece un buen recurso que permite tomar distancia, ser críticos con lo establecido y mostrar la realidad desde otro punto de vista.






 

5 De hecho, la Caperucita sueña que esta jugando con el lobo  y con su gato. Es una referencia a los personajes de la historia original pero, ¿que quieres decir con este detalle?

 

En esa escena, quise señalar un contrapunto entre la mirada adulta, muchas veces cargada de prejuicios y miedos, y la mirada no contaminada de la niña.

Escribiste este cuento para niños; pero ¿preferirías que padres e hijos lo leyeran juntos?

 

Las historias que se me ocurren tienen que ver con algo que me genera inquietud, que me conmueve o me divierte. No pienso en el destinatario. Me parece muy bueno que una historia pueda resultarle interesante a todos, independientemente de la edad.

 

7 ¿Que te gustaría decirle o sugerirle a los padres y a los bajitos que te leen? 

¿Podemos esperar mas historias de tu Caperucita? 

 

Me propongo contar historias que diviertan, que provoquen emociones y reacciones en un niño y/o un adulto. No tengo pensado hacer otra historia con Caperucita, pero estoy desarrollando nuevos proyectos que espero que, en un tiempo corto, salgan a la luz.

3, ¿Te gustaría que todos los que lean la historia de tu caperucita, conozcan el cuento original de antemano?

 

Creo que los cuentos populares tienen una fuerza, un atractivo especial que les ha permitido perdurar en el tiempo. Están presentes en nosotros de alguna manera. Desde aquella primera versión que Charles Perrault recogió de la tradición oral en su libro Cuentos de Mamá Oca (1697), se han hecho innumerables versiones. No me ha pasado encontrarme con un niño que no conozca la historia, pero si así fuera, me parece que es enriquecedor conocer estos cuentos, porque hablan de nosotros y nos conectan con nuestra cultura, con nuestros antepasados.

 

4 El libro es hermoso por la historia, por sus diferentes mensajes y por sus imágenes. Tú nos cuentas no solo con palabras, las ilustraciones también nos hablan, de hecho nos profundizan en esos conflictos que sutilmente nos expones.  Fue tu intención desde el principio, o fue algo que surgió en el proceso. ¿Qué fue primero la imagen o la palabra?

 

Claro. Las ilustraciones narran, y esa fue mi intención desde el principio.

De hecho, lo primero que apareció fue la imagen del final. A partir de allí, estructuré toda la historia, pensando qué mostrar con la imagen y qué con el texto, tomando elementos gráficos que también le dan sentido a la obra, como el uso del color, la utilización de las guardas, etc.

 

Muchas gracias Ximena, tenemos suerte de que personas tan talentosas como tú, una artista de las letras  y el diseño, una comunicadora, se dedique a escribir para bajitos y que ellos puedan reír, pensar y crecer con libros hermosos e inteligentes.

Y tu papa o mama, no lo dudes por un momento, aquí te dejo el link para que sin perder tiempo te hagas de esta versión a lo Ximena García, de la famosa Caperucita Roja. Para Cuidarte Mejor una historia para grandes y chicos.

Nació en Buenos Aires, en octubre de 1977. Es egresada de la carrera de Diseño Gráfico de la Universidad de Buenos Aires. A lo largo de estos años, complementó sus estudios con talleres de ilustración infantil, técnicas gráficas y construcción de libro ilustrado. Entusiasmada por crear y contar historias, participa también de talleres y seminarios vinculados con la escritura y la literatura infantil y juvenil.